Primavera Molto Vivace en Praga


¿Te imaginas escuchar las grandes obras de los más famosos compositores, a cargo de las orquestas más importantes y dirigidas por los más prestigiosos directores de todo el mundo? Si eres amante de la música clásica, no puedes faltar a este, ya clásico también, Festival Internacional de Música Clásica de Praga. El evento musical de mayor importancia en la República Checa vuelve esta primavera en su 70ª Edición, del 12 de Mayo al 3 de Junio, y dará la bienvenida a 90 orquestas, grupos de cámara y solistas de 20 países.

erv_seguro_viaje_praga_primavera_musical

© Prague Spring 70th International Music Festival

El origen de este festival se remonta a 1946, recién finalizada la Segunda Guerra Mundial y en los albores de la que se conocería como Guerra Fría (origen del Telón de Acero y de los dos bloques, capitalista y comunista), cuando a través de la música y de la cultura en general se intentaba alcanzar la concordia entre los pueblos. Por ello, el elenco de artistas incluía siempre orquestas y músicos tanto checos como del bloque occidental (EE.UU., Francia o Gran Bretaña) y de la extinta Unión Soviética. Merece la pena destacar aquí que el estadounidense Leonard Bernstein empezó su carrera internacional en este escenario, al igual que los virtuosos rusos David Oistrakh (violín), Sviatoslav Richter (piano) y Mstislav Rostropovitch (violonchelo). Otros nombres famosos que dejaron marcada huella de su paso por este festival, a lo largo de estas siete décadas, han sido el director Herbert von Karajan, el violinista Yehudi Menuhin, el pianista Arthur Rubinstein o el tenor Luciano Pavarotti, por citar sólo algunos de los más conocidos por el gran público.

Hoy en día, lograda ya afortunadamente esa concordia entre los pueblos de Europa, la Primavera de Praga se considera como uno de los eventos musicales con mayor prestigio en el mundo y supone para la capital checa un gran aluvión de turistas venidos de todo el mundo: unos, fanáticos de la música y clásica, y otros, simples curiosos que quieren conocer la ciudad en la época del año que más animación tiene.

Además de los «conciertos estrella» de las grandes orquestas y famosos solistas de talla internacional, numerosos recitales y funciones tienen lugar en salas y auditorios repartidos por toda la ciudad con precios variables pero siempre muy asequibles (desde 6 hasta 150 €, con precios medios rondando los 15 ó 20 € en la mayoría de los casos). Muchos de estos conciertos se realizan en las iglesias de Praga, por lo cual debemos estar preparados para las noches frescas, ya que la mayoría se hacen en los jardines o patios. La edición de este año comienza el Martes 12 de Mayo y, hasta el 3 de Junio, nos ofrece la posibilidad de disfrutar en directo las audiciones de grandes intérpretes integrados en agrupaciones como la Orquesta Sinfónica de Hamburgo, la Filarmónica Talich de Praga, la Orquesta Sinfónica de Cámara de Praga, la Filarmónica de San Petersburgo y la Orquesta Académica de Viena, que nos deleitarán con obras de Beethoven, Bach, Mozart, Brahms, Prokofiev, Verdi o Debussy. El programa completo de artistas y actuaciones pueden consultarse en http://www.festival.cz/en, donde incluso pueden comprarse los tickets.

erv_seguro_equipaje_praga

© Prague City Tourism

Como no sólo de música vive el turista, y ya que estamos en una de las capitales europeas más bellas, qué menos que recorrer algunos de los puntos ya clásicos en toda visita a Praga. En general visitar la capital checa y de la ensoñadora región de Bohemia, es como introducirse en un cuento de hadas en el que infinitas y mágicas torres acogen a pacientes princesas en espera de su príncipe azul. Las calles parecen creadas para el simple disfrute de los sentidos y las tiendas, bares y restaurantes están decorados con el mayor mimo imaginable. El marcado ambiente medieval que envuelve la ciudad es capaz de hacer retroceder a sus visitantes hasta tiempos inmemoriales para que nunca olviden un lugar tan especial. De obligada visita son:

erv_seguro_viaje_praga_asistencia

© Prague City Tourism

Los Cuatro Barrios, que hasta el siglo XIX estaban separados por murallas defensivas, contando cada uno de ellos con su plaza principal. Cada barrio tenía características diferentes, que se originaron por las personalidades de los individuos que los poblaron en su inicio: el Barrio del Castillo, el Barrio Pequeño, el Barrio Antiguo y el Barrio Nuevo.

El Puente de Carlos, el monumento más famoso de Praga que comunica el Barrio Viejo con el Barrio Pequeño. En sus más de 500 metros podremos contemplar 30 estatuas.

erv_seguro_anulacion_viaje_praga

© Prague City Tourism

El Castillo, considerado la mayor fortaleza medieval del mundo. Fue la residencia de los reyes de Bohemia durante muchos años, y emplazada dentro de él encontramos:

La Catedral de San Vito, la mayor obra gótica de Praga, un monumento construido a lo largo de seis siglos.

El Museo Mucha, dedicado a la vida y obra del conocido artista Alfons Mucha, conocido como uno de los máximos exponentes del Art Nouveau.

El Monte Petřín que, con una altura de 140 metros sobre el nivel del río, constituye uno de los mejores lugares para admirar Praga en su conjunto. En su cima se encuentra la Torre de Petřín.

– Las tiendas típicas de marionetas, de cristal de Bohemia (el souvenir típico del país) o de matrioskas (de origen ruso pero también muy ligadas a la ciudad).

– Y no podemos dejar Praga sin probar su plato más típico: el goulash (estofado de carne con vegetales) en sus múltiples variantes, regado por una jarra de la excelente cerveza checa.

Para llegar a Praga el principal punto de entrada es el Aeropuerto Internacional de Praga (Aeropuerto de Ruzyne, PRG) con vuelos desde Madrid y Barcelona, tanto de compañías normales como low-cost. Con relación al alojamiento, una de los grandes atractivos de Praga es la calidad de los hoteles respecto a establecimientos de precio similar en otras capitales europeas. Desde 40 € se pueden conseguir habitaciones dobles en el centro de la ciudad.

Recordemos que, desde que la República Checa entró en la Unión Europea en el año 2004, los residentes de todos los países de la UE podemos acceder al país sin obtener ningún visado, simplemente con nuestro DNI. Por otro lado, a pesar de pertenecer a la Eurozona, el país todavía no ha adoptado el Euro como moneda oficial y no se espera que lo haga antes de 2020. La moneda de curso legal en la República Checa es la Corona Checa (CK) que equivale aproximadamente a unos 4 céntimos de Euro. Y como siempre, antes de partir, recomendamos la contratación de un seguro de viaje como los que ofrece ERV, con las mayores garantías frente a demoras, pérdida de equipajes o asistencia sanitaria en el extranjero, por sólo mencionar algunas de las principales coberturas.

¿Qué os parece? ¿Orquestamos un viaje a Praga para este mes?