¿Qué pasa si viajo sin seguro de viaje?

A la hora de planificar nuestros viajes, no solemos olvidarnos de lo que creemos más importante: medio de transporte que vamos a utilizar para llegar a nuestro destino, alojamiento, pasaporte… incluso sentimos que no podemos viajar sin una buena cámara fotográfica que capte los momentos inolvidables de nuestras vacaciones. Sin embargo, en pocas ocasiones nos planteamos que el seguro de viaje es también un elemento crucial de nuestro “equipaje”.

Si el lector ha llegado hasta aquí se preguntará, ¿es tan importante? Viajar con una buena póliza siempre lo es, pero ese grado de importancia varía según el tipo de destino al que nos desplazamos.

– Ten en cuenta que hay destinos donde es obligatorio el seguro de asistencia para entrar en el país. Es decir, sin este tipo de póliza el viajero no puede acceder en el país. Es el caso de países como Cuba o Rusia, donde presentar un seguro de viaje al llegar al país es requisito indispensable.

– Existen otros destinos donde el seguro no es obligatorio pero sí MUY IMPORTANTE. No debemos olvidar un factor fundamental: el sistema sanitario de muchos destinos de vacaciones (como por ejemplo Estados Unidos, Japón…) es privado y los costes por una simple consulta médica pueden llegar a ser lo suficientemente altos como para que el viajero no pueda hacerles frente. Un seguro de viaje con amplias coberturas médicas se hará cargo de estos gastos y podría resultar realmente útil.

– Por último, hay destinos europeos, donde no es tan crucial contratar un seguro de viaje, aunque sí altamente recomendable por si se dan alguna de estas situaciones: tu maleta se daña o se extravía, si tu vuelo se retrasa, sufres un accidente o realizas algún tipo de daño involuntario, un buen seguro de viaje te respaldará e irás protegido en tus vacaciones.

Teniendo en cuenta estos puntos, ¿qué ocurre si viajas sin un seguro de vacaciones?

Caes enfermo en tus vacaciones o sufres un accidente

Imagina que estás disfrutando de tus vacaciones y caes enfermo o sufres un accidente y necesitas atención médica porque te has torcido un tobillo o te has fracturado un brazo. Si llevas contigo tu Tarjeta Sanitaria Europea, una consulta médica en Europa no te costará nada (aunque los derechos que te ofrece este documento son básicos si tienen que realizarte, por ejemplo, una intervención quirúrgica, es posible que tenga costes extra, y que tengas que abonar una parte, según las normas de país para sus residentes, etc). Pero si te ocurre esto en cualquier otro país del mundo de sistema sanitario privado, tendrás que hacer frente a elevados costes que, de tener contratado un seguro de viaje, estarán cubiertos por parte de tu aseguradora (te recomendamos conservar todos los documentos necesarios e informes que requiera tu compañía).

Por otro lado, sufrir un accidente conlleva gastos no solo de carácter médico. Un buen seguro de viaje te ayudará además a afrontar otros gastos, por ejemplo, algunos daños involuntarios ocasionados por el propio asegurado, accidentes durante el viaje: del medio de transporte, búsqueda y salvamento (incluso por práctica deportiva), etc.

Necesitas interrumpir tu viaje para volver a casa

Repatriación, Seguro de viaje, ERV

En ocasiones, la necesidad de interrumpir tu viaje para volver a tu país de origen viene de situaciones comentadas en el punto anterior. El viajero podría sufrir un accidente en el destino y/o caer enfermo hasta el punto de ser absolutamente necesario regresar cuanto antes a casa, aun teniendo aún días por delante de vacaciones por disfrutar. Sin un seguro de viaje, los costes de volver antes de tiempo los tendrías que asumir tú. Viaja con un buen seguro de viaje por si esto ocurre, y asegúrate de que la póliza incluye coberturas de repatriación o reembolso de vacaciones no disfrutadas en caso de que esto ocurra.

Otra razón por la que podrías necesitar interrumpir tu viaje para volver a tu país de origen, es que alguno de tus familiares directos haya sido hospitalizado o porque su vivienda haya sufrido un siniestro grave (un incendio, por ejemplo). Una buena póliza de vacaciones debería cubrir los gastos necesarios para que regreses a casa de manera anticipada si se dan estas u otras situaciones de relevancia.

Pierden o dañan tu equipaje

perdida_equipaje

Una situación muy molesta que puede ocurrirle a cualquier viajero es que al facturar sus maletas éstas se extravíen o sufran daños físicos porque, por ejemplo, el personal del aeropuerto no ha tenido cuidado suficiente en el tratamiento del equipaje. De repente te encuentras en un lugar que no conoces de nada, con todas tus cosas más elementales en una maleta que no sabes dónde está. ¿A que no entraba en tus planes gastar dinero en comprar cosas que ya llevabas en la maleta?

Acompáñate de un buen seguro que cubra los gastos ocasionados si pierden o dañan tus maletas. Necesitarás cubrir los costes de comprar aquellos artículos que vayas necesitando hasta que localicen tus maletas.

Ocurre algo que te impide iniciar tu viaje

Lo tienes todo organizado para salir de viaje y unos días antes enfermas o sufres un accidente. O también podría ocurrir que esto le pasara a un familiar directo, y tu deber de la responsabilidad te obligara a quedarte con los tuyos. Sin una póliza de cancelación, tu bolsillo será el que se encargue de pagar los costes que supone anular un viaje.

Un seguro de anulación de viaje (si tu seguro de vacaciones no viene con esta cobertura te recomendamos que la contrates aparte como complemento) cubrirá los gastos ocasionados por la cancelación del viaje. Eso sí, ten en cuenta que no todas las razones por las que anulas tu viaje están contempladas por el seguro.

Si no puedes viajar por una razón legal, por ejemplo, si te convocan a una mesa electoral o si debes presentarte a unas oposiciones convocadas con posterioridad a la contratación de tu seguro… sí estaría cubierto. Los seguros de cancelación también cubren estos costes si las razones por las que no se puede iniciar el viaje son laborales (si el asegurado pierde su empleo o cambia de trabajo).

En este sentido te recomendamos analizar a fondo qué causas contempla tu póliza y cuáles no.

Otras situaciones que pueden ocurrirte si viajas sin seguro

Hasta ahora hemos hablado de la posibilidad de que enfermes, sufras un accidente, pierdan tus maletas o no puedas iniciar tu viaje por alguna razón en concreto. En todos estos casos, si viajas sin un seguro de viaje, estarás desprotegido. También lo estarás si:

En muchos casos en los que realizas algún tipo de daño involuntario a terceras personas o cosas. Un seguro con coberturas de responsabilidad civil será de gran utilidad.

Te ves implicado en una situación que se torna lo suficientemente grave como para ir a juicio o necesitar defensa ante las autoridades del país de destino. En este caso, una póliza con coberturas de defensa jurídica te ayudarán a salir fácilmente de esta situación.

Plantearnos la necesidad de contratar un buen seguro de viaje antes de empezar a disfrutar de nuestras vacaciones, puede ser algo en lo que no nos apetezca pensar. Pero como hemos mencionado ya, viajar sin un seguro de viaje (especialmente en según qué destinos) es viajar literalmente desprotegido.

Por lo tanto, para viajar completamente protegido ante cualquier imprevisto, te recomendamos contratar una póliza adaptada a tus necesidades. En ERGO Seguros de Viaje te ofrecemos seguros de viaje para Europa y seguros de viaje internacionales, para que viajes con total tranquilidad. ¡Y no olvides tu seguro de anulación de viaje por si finalmente no puedes viajar!