Pueblos con Encanto en España que no te puedes perder

Viajar por todo el mundo y conocer culturas y costumbres diferentes a las nuestras es una experiencia que ningún aventurero olvida. Y es que este tipo de destino es ideal cuando disponemos de tiempo suficiente como para conocer el extranjero más lejano y exótico.

Sin embargo, hay momentos en los que solo contamos con un fin de semana, un puente corto o simplemente un día para visitar destinos más cercanos, pero no por ello menos increíbles. En España tenemos la suerte de contar con lugares extraordinarios dentro de nuestro variopinto territorio: se trate de grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia, o de pequeños municipios que conquistan a cualquiera.

A continuación te mostramos una selección de pueblos con mucho encanto e historia para visitar dentro de las fronteras de nuestro país, así como consejos para disfrutarlos al máximo. Así que coge papel y lápiz, y apunta:

Sigüenza (Guadalajara)


Uno de los puntos a destacar de este destino son las maravillosas vistas que ofrece mientras nos acercamos a ella en coche, con su catedral y su castillo de fondo. Estamos ante una de las villas mejor conservadas de nuestro país. La Catedral de Sigüenza es una visita obligada: su fortaleza defensiva deja al viajero con la boca abierta. No tienes excusa, la entrada es gratuita. No dejes de visitar el Museo Diocesano y su Plaza Mayor. Y si no tuviste suficiente con las vistas que la villa te ofrece antes de llegar, te recomendamos acercarte al Mirador de la Ronda para disfrutar de las vistas de esta localidad.

Chinchón (Madrid)

Situado en el sur de la Comunidad de Madrid, Chinchón es uno de los pueblos más pintorescos de España. Algunas de sus visitas obligadas son la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (en su altar mayor encontramos un lienzo de Francisco de Goya), la Torre del Reloj, el Teatro “Lope de Vega”, el Monasterio de las Clarisas, el Castillo de los Condes… pero sobre todo, no puedes dejar Chinchón si haber visitado su famosa Plaza Mayor, declarada cuarta maravilla material de la Comunidad de Madrid. Aprovecha para comprar sus productos más típicos: el vino, el ajo, el aceite y el anís.

Trujillo (Cáceres)


A tan solo 46 km de Cáceres, el visitante encuentra en Trujillo un verdadero crisol de diferentes épocas y estilos arquitectónico-urbanísticos: la mayor curiosidad de esta localidad extremeña, es que se trata de un municipio precioso construido sobre un gran batolito granítico. Trujillo es historia, y por ello ha sido escenario de películas y series como Juego de Tronos, Romeo y Julieta, La Peste o El Tulipán Negro. Recomendamos visitar el Palacio de San Carlos, su Museo del Traje o la Casa Museo de Pizarro. O simplemente pasear por su casco histórico o comer en uno de los locales de su emblemática Plaza Mayor.

Pedraza (Segovia)

Una vez el visitante atraviesa el Arco de la Villa, única puerta de acceso a Pedraza, inmediatamente se traslada al siglo XVI. Y es que, en esta pequeña villa medieval, el viajero descubrirá palacios y casas nobles muy bien conservadas, su emblemática muralla, su cárcel pública, el famoso castillo… Callejear por este pueblito segoviano ya es en sí una aventura. Como curiosidad, decir que en esta villa viven unas 125 personas, y todas ellas viven del turismo regentando negocios como asadores, tiendas de decoración y muebles antiguos, artesanía, chocolates, y mucho más.

Santillana del Mar (Cantabria)


Esta localidad cántabra es internacionalmente famosa por albergar en su término municipal las Cuevas de Altamira. Pero tiene mucho más que ofrecer al turista: en su costa encontramos la Playa de Santa Justa, que se ubica encima de los acantilados y donde el turista encontrará una ermita empotrada en las rocas. Además, no puedes irte de Santillana sin visitar la Colegiata de Santa Juliana, el Palacio de Mijares, las Torres de Merina y Don Borja… además de dar un paseo por su casco histórico o visitar su zoológico, su Jardín Botánico o algunos de sus interesantes museos, como el de la Santa Inquisición.

Cadaqués (Girona)

La Costa Brava nos ofrece paisajes espectaculares, y Cadaqués no podía ser menos. Podemos encontrar este pueblecito de pescadores en pleno Parque Natural del Cap de Creus, un entorno natural alucinante. El visitante podrá disfrutar de sus callejuelas estrechas de casitas blancas: antiguas casas de pescadores, hoy en día tiendas de productos artesanos y pequeños negocios de hostelería. Además, no puedes irte de este pequeño pueblo costero sin bañarte en una de sus pequeñas calas o sin visitar la emblemática Casa Museo de Salvador Dalí.

Toro (Zamora)


Además de ser la cuna de uno de los vinos más famosos de nuestro país, Toro es un pueblo pintoresco que ofrece a los turistas un precioso entorno natural. Cuenta con bonitos parajes como la Laguna de Castrillo, pero también con emblemas arquitectónicos como la Colegiata de Santa María la Mayor, el Alcázar de Toro o el Monasterio de Sancti Spiritus el Real. Recomendamos pasear por sus calles y perderse entre sus patios porticados y fachadas. Otra recomendación: acércate caminando al Mirador del Duero y observa este majestuoso río y su puente romano.

Mojácar (Almería)


Mojácar es uno de los pueblos blancos tan emblemáticos en la zona del levante almeriense. De lejos, según nos acercamos, llama la atención el color blanco de sus casos en lo alto de la montaña. Y cuando entras en el pueblo, la belleza de las flores que cuelgan de sus balcones no deja indiferente a nadie. Pero este destino no ofrece solo casas de color blanco: cuenta con un gran patrimonio histórico, del cual destacamos la Iglesia de Santa María, la Ermita de Nuestra Señora de los Dolores, El Torrejón o la Puerta de la Ciudad. Y a todo esto hay que añadir que casi siempre hace un clima envidiable.

Queda demostrado que muy cerca de casa tenemos auténticos paraísos que descubrir y visitar. ¿Cuál es tu próximo destino con encanto?