¿Qué pasa si mi vuelo se retrasa o es cancelado?

No podemos saber si nos surgirá un imprevisto u otro en nuestro viaje, pero sí podemos preverlo. Y la palabra “viaje” engloba tanto nuestra estancia en el destino, como el tiempo que invertimos en el trayecto de ida y de vuelta.

Por lo tanto, debemos estar preparados en caso de vernos en una circunstancia como la siguiente: conocer de antemano cuáles son nuestros derechos como viajeros y saber a qué indemnizaciones tenemos derecho tanto por parte de la compañía aérea como por parte de la aseguradora con quien tengamos contratado nuestro seguro de viaje.

Mi vuelo se retrasa

Los retrasos en los vuelos pueden darse por varios motivos: desde condiciones meteorológicas adversas, hasta problemas técnicos inesperados en el avión, pero también pueden suceder debido a problemas de seguridad, huelgas que afecten al tráfico aéreo, etc. Sea en la ida o en la vuelta, puede darse esta situación, teniendo que sufrir esperas más o menos largas en el aeropuerto hasta saber cuándo saldrá finalmente nuestro vuelo.

Dependiendo de la duración del retraso y la distancia que cubra dicho vuelo el pasajero tendrá derecho a determinadas indemnizaciones o compensaciones por parte de la compañía aérea. Desde luego, no estamos hablando de tan solo un par de horas de retraso.

– Si el vuelo lleva entre 2 y 3 horas de retraso, el turista tiene derecho a recibir información sobre las normas en materia de compensación y asistencia por parte de la compañía aérea.

– A partir de las 3 horas, el viajero tiene derecho a una compensación económica cuya cuantía dependerá de la distancia que cubra su vuelo.

– La aerolínea está obligada a ofrecer comida y refrescos gratis al viajero si se retrasa su vuelo 2 horas o más y cubre más de 1.500 Km.; 3 horas o más en el caso de todos los vuelos de más de 1.500 Km hasta 3.500 Km.; o 4 horas o más en los vuelos no comprendidos en las menciones anteriores.

– Si el retraso implica la pernoctación de la persona afectada, la compañía aérea tendrá que costear su alojamiento.

Si además el viajero tiene un buen seguro de viaje podrá contar con una compensación extra por demora del medio de transporte, demora de viaje en la llegada de este medio y pérdida de servicios contratados en el destino.

Pierdo un enlace porque mi vuelo previo se retrasa

Otra situación que fácilmente puede ocurrir, es que pierdas el vuelo donde ibas a hacer escala porque el primer avión se retrasa. En este sentido, a no ser que ambos vuelos estén contratados con la misma compañía aérea, las aerolíneas no estarían obligadas a indemnizar al viajero de ninguna manera.

No obstante, con una buena póliza de viaje que incluya coberturas de demora en viaje, el pasajero podrá recibir una compensación por pérdida de enlaces debido al retraso del medio de transporte. Este retraso puede deberse a fallo técnico, huelga o conflicto social, inclemencias meteorológicas, desastres naturales, etc. Además, si pierde enlace por un retraso de tu vuelo un seguro puede ofrecerte determinada cuantía para poder costear un medio de transporte alternativo mediante el cual poder llegar a tu destino o volver a casa.

¿Y si cancelan mi vuelo?

Es importante señalar que la cancelación de un vuelo no es tan habitual como podría serlo un retraso. Sin embargo, cuando esto ocurre y dependiendo de la aerolínea, el viajero tendría que esperar un reembolso del billete o un billete alternativo en otro vuelo. No obstante, ten en cuenta que hay circunstancias en las que la compañía aérea no tiene obligación legal de compensar de ninguna manera al viajero: si por ejemplo un volcán entra en erupción, se producen condiciones climáticas extremas o se convoca una huelga de controladores aéreos, la aerolínea queda exenta de indemnizar al viajero, al tratarse de circunstancias que no dependen de ella.

Es en estos casos es donde entra en juego el llevar contigo un completo seguro de viaje que te compense si el vuelo se cancela, aunque sea debido a una huelga. Nuestro seguro de viaje internacional indemniza al asegurado en este tipo de casos.

Otras circunstancias

Existen más razones por las que podríamos perder la oportunidad de coger nuestro vuelo.

Overbooking. Se produce cuando se venden más billetes que asientos tiene un vuelo. Debido a esto, la compañía deniega al viajero el acceso al avión, y éste no puede viajar. Si la aerolínea no te avisa con al menos 2 semanas de antelación o se trate de una causa de fuerza mayor (catástrofe natural, por ejemplo), la compañía está obligada a compensar al pasajero. No obstante, con un seguro de viaje podrás estar cubierto si esto ocurre.

Accidente “in itinere”. Otra situación que puede darse y que el pasajero no siempre puede controlar es sufrir un accidente de camino a coger su vuelo, y perder el avión debido a esta circunstancia. En general, si contactas con la aerolínea (dependerá de la compañía aérea) y le comentas lo que te ha ocurrido te asignarán asiento en otro vuelo. No obstante, si tienes un seguro de viaje con esta garantía, podrías estar cubierto esta situación.

Sea cual sea el imprevisto, recuerda conservar todos los comprobantes que puedas: billetes, factura con el coste de estos, comprobantes o justificantes del imprevisto ocurrido, etc. Lleva también a mano el contacto de compañía aseguradora de viajes. ¡Feliz vuelo!