Consejos para Viajar con tu Equipaje de Mano sin Problemas

Una de las preocupaciones del viajero a la hora de viajar es la posibilidad de encontrarse con problemas a la hora de subir su equipaje de mano al avión. La mayoría prefieren evitar tener que facturar su equipaje, principalmente en viajes de pocos días que requieren tan solo de una maleta pequeña, por el miedo a perder su maleta.

Cuando hablamos de la normativa aplicada por las aerolíneas en relación al equipaje de mano, nos encontramos con que las normas parecen ser cada vez más estrictas y dispares. A esto añadiremos los contratiempos que podrías encontrarte en el mismo control del aeropuerto.

A continuación, te damos las claves para evitar cualquier tipo de problema a la hora de viajar con tu equipaje de mano en el avión.

Equipaje de mano: tamaño y medidas

Algo que nos trae de cabeza son las normas respecto a medidas de la maleta y peso. Nuestra primera recomendación es que te informes de la normativa establecida por la aerolínea con la que vas a viajar, ya que varían de unas a otras. Aunque todas tienen normas en común, cada una es un mundo, y hay aspectos concretos que te interesará saber en cada caso.

En ocasiones las normas cambian dentro de una misma aerolínea dependiendo de cuál sea tu tarifa. Por ejemplo, ¿tu billete te permite viajar con equipaje de mano? Porque en muchas compañías están empezando a cobrar este servicio aparte. Otro ejemplo: ¿puedes subir al avión con bultos adicionales, aparte del equipaje de mano (un bolso por ejemplo, o una mochila pequeña)?

De todos modos, es importante tener en cuenta que la aerolínea puede llevar tu equipaje de mano a bodega, si el espacio en los compartimentos es insuficiente. ¿Cómo puedes evitarlo? Pagando un extra para obtener prioridad de embarque o simplemente siendo de los primeros en la cola para embarcar, ve al aeropuerto con tiempo.

Si viajas con un bebé, podrás llevar un bolsito adicional con sus cosas.

medidas equipaje de mano

¿Qué tipo de líquidos puedo transportar y cómo?

Para entender este apartado, es importante saber qué se considera líquido: agua o cualquier otra bebida; todo tipo de lociones o cremas, pasta de dientes y aceites; perfumes y colonias; gel de ducha o champú; espuma de afeitar; desodorantes roll-on; maquillajes en crema; aerosoles (laca, desodorante…); alimentos de consistencia líquida o cremosa: sopas, jarabes, mermeladas, patés, salsas y quesos de untar.

A la hora de pasar el control en el aeropuerto, debemos asegurarnos de que los líquidos viajan metidos en recipientes individuales de capacidades que  no superen (cada uno) los 100 ml. Además, deben ir todos juntos en una bolsa transparente o neceser con capacidad inferior a 1 litro, colocados de manera que las autoridades puedan ver rápidamente qué es. Una vez en el control, debes sacar esta bolsa o neceser de la maleta para pasarla por el control.

Como en todo, hay excepciones: si compras algo en el Duty Free del aeropuerto, pasado el control, sí puedes subirlo al avión. Si viajas con un bebé, puedes subir al avión con su agua, purés, leche o biberón, etc. en un bolso aparte. Si necesitas viajar con medicinas tipo jarabe, tampoco tendrás problema, pero ten en cuenta que quizá te pidan un comprobante (receta, informe médico) que demuestre que necesitarás dicha medicina durante el vuelo.

¿Puedo subir comida y bebida al avión?

No hay problema si viajas entre países de la Unión Europea, siempre y cuando no se consideren líquidos como por ejemplo sopas, purés o queso en crema. Sí podrás subir al avión alimentos aun siendo líquidos si viajas con un bebé o tu salud requiere de una dieta especial. Pero siempre justificando el uso de dichos alimentos. También podrás subir al avión con comida o bebida que hayas comprado en el Duty Free tras el control, siempre que vaya todo debidamente precintado. Y atención con las bebidas alcohólicas del Duty Free: puedes subir al avión con ellas, pero sin exceder un límite determinado, según destino.

En caso de no viajar entre países de la Unión Europea, consulta la normativa tanto del país de origen como del de destino para evitar problemas.

¿Y si necesito viajar con medicamentos?

En cuanto a la entrada de medicamentos en el destino, lo más importante es informarte de la normativa con respecto a medicamentos en el país al que viajas.

Con respecto al transporte en cabina, puedes subir con medicamentos a bordo, de hecho, se recomienda viajar con un botiquín básico de viaje y tenerlo a mano dentro del equipaje de mano para poder cogerlo fácilmente si se necesita. Eso sí, cada medicamento en su caja con su prospecto.

Sí podrían ponerse más estrictos con medicamentos líquidos, pero no tendrás problemas si su uso está justificado, y puedes presentar el informe médico y/o la receta que demuestre la necesidad de viajar con dicho medicamento. Estos medicamentos líquidos, aun superando los 100 ml, deben ir en la bolsa con el resto de líquidos.

Por lo demás, infórmate de la normativa de la compañía aérea con la que vuelas para casos concretos como el transporte de jeringuillas, tensiómetros o agujas. Y ten en cuenta también el tipo de medicamento con el que viajas, pues hay algunos que con los cambios de temperatura y presión se echan a perder, como la insulina, lo cual obligaría al viajero a viajar con ella en cabina, en lugar de dejarla en bodega.

¿Puedo subir aparatos electrónicos al avión?

Puedes subir al avión con tu Smartphone, portátil, tableta, una cámara de vídeo… siempre que los mantengas con el modo avión activado. No obstante, ten en cuenta que si la aerolínea en cuestión no permite bultos adicionales, tendrás que guardar todo en tu maleta de cabina. Es decir, si tu aerolínea no contempla bultos adicionales tendrás que meter el maletín de portátil dentro de tu equipaje de mano.

¿Qué objetos están prohibidos en el avión?

Por último, ten en cuenta que hay una serie de objetos que no puedes subir al avión: objetos punzantes o cortantes, equipo deportivo, herramientas, material deportivo, armas o materiales explosivos o inflamables, sustancias tóxicas como insecticidas, etc. Este apartado es común a todas las aerolíneas.

A continuación os dejamos una infografía que resume qué puede llevarse y qué no en la cabina del avión, según todo lo comentado hasta ahora:

¿Y si necesito llevar conmigo un instrumento musical o material deportivo?

Tanto el material deportivo como los instrumentos musicales son considerados por las compañías aéreas como equipaje especial. Por lo tanto, podrás llevar tu instrumento musical o tu material deportivo en cabina siempre y cuando estén dentro de los objetos permitidos y respeten la normativa de peso y tamaño. En caso contrario, tendrás que facturarlo.

Infórmate de la normativa establecida por la aerolínea con la que vas a viajar. No solo para saber si está permitido y cómo, sino para saber cómo debes embalar el objeto en cuestión. Algunas compañías permiten subir a bordo con un instrumento siempre y cuando adquieras un billete para un asiento aparte donde dejarlo.

Piensa en qué vas a llevar en tu maleta con tiempo, infórmate bien de qué incluir en tu equipaje y cómo incluirlo, y viaja tranquilo. ¡Feliz vuelo!